Entrevista a Paula Mèlich, Area Manager Brasil & Circular Economy Lead del Smart City Expo World Congress

para Cambra Comerç Brasil Catalunya / 10 noviembre 2017 / No hay comentarios
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Desde hace siete años, Barcelona es la capital mundial de las Smart Cities. Cada mes de noviembre, Fira de Barcelona organiza el evento más importante a nivel internacional dedicado al sector de las ciudades inteligentes, que en 2016 contó con la participación de más de 17.000 visitantes, 600 expositores y 420 ponentes y representantes municipales de más de 650 ciudades. En su edición de 2017, que se celebrará del 14 al 16 de noviembre, el congreso reunirá a más de 400 influenciadores e innovadores de todo el mundo para compartir conocimiento y debatir sobre los retos que están afrontando las ciudades con el objetivo de construir sociedades y entornos más sostenibles.

Hablamos con Paula Mèlich Bonet, Area Manager Brasil & Circular Economy del Smart City Expo World Congress, quien ha realizado en los últimos años una labor inmensa en acercar el concepto Smart City en Brasil, sobre las principales novedades que se presentan en esta próxima edición del congreso, el actual desarrollo de las ciudades brasileñas en materia de Smart Cities, y el beneficio que podría aportar a una economía que ha sufrido una crisis muy severa y a una sociedad donde las desigualdades son aún la nota predominante.

P. ¿Qué nos puede avanzar sobre la próxima edición del SCEWC?

R. El 14 de novembre empieza la mejor edición del Smart City Expo World Congress (SCEWC), el evento líder mundial que reunirá a más de 18.000 profesionales del sector de las ciudades inteligentes en Barcelona del 14 al 16 de noviembre. Entre estos profesionales se encuentran alcaldes y representantes municipales de 700 ciudades de todo el mundo, casi 700 expositores y 420 ponentes. Algunas de las empresas expositoras destacadas son Deutsche Telekom, Engie, Microsoft, Mastercard, Siemens, ZTE y Suez, y de las 57 ciudades y países que mostrarán sus proyectos e iniciativas en la zona expositiva destacan Estado Unidos, Israel, Dinamarca, Dubai, Suecia, Finlandia, Noruega, Holanda, Londres, Nueva York, Cataluña, España, Barcelona y Madrid. Como novedad, el salón también acogerá el primer Smart Mobility World Congress, una cumbre sobre transporte inteligente que tendrá continuidad anual y que mostrará las principales innovaciones en movilidad urbana e interurbana.

P. Según estimaciones de la ONU, en las próximas décadas más del 70% de la población mundial vivirá en ciudades. ¿Cuáles son los principales retos que esta previsión obliga a afrontar a las ciudades que pretenden ser Smart?

R. En la actualidad, más de la mitad de la población vive en áreas urbanas y en el año 2050 esa cifra subirá hasta el 70%, según la ONU. Esto significa que dos de cada tres personas vivirán en urbes que cada vez serán mayores. Ya para el 2030 habrá 41 megaciudades en el mundo con más de 10 millones de habitantes. Esta densificación de las ciudades supone un desafío para gobiernos, empresas y ciudadanos. El aumento de población, la escasez de recursos naturales, el cambio climático, la congestión del tránsito y contaminación, la falta de vivienda asequible, educación y sanidad, la seguridad, la inclusión social e integración de refugiados e inmigrantes a la vida urbana, entre otros. Todos son desafíos que afrontan cada vez con más intensidad las ciudades de hoy en día.

P. ¿Qué debe cumplir una ciudad para ser inteligente y cuáles son las últimas tendencias en este ámbito?

R. El concepto de Smart City es un concepto muy amplio, que abarca muchos aspectos relacionados con el desarrollo urbano sostenible y que nace de la necesidad de hacer más sostenibles y habitables las ciudades. La tecnología es un medio para alcanzar este objetivo, sin embargo, poner el ciudadano como agente activo para el cambio es algo imperativo, ya que las ciudades deben desarrollarse no sólo para el ciudadanos, sino con ellos. No existe ciudad inteligente sin el empoderamiento de su población. Hay muchos modelos de ciudad inteligente, no existe una única definición de Smart City pero sí existen ciertos elementos básicos de consenso como, por ejemplo, la gestión eficiente de los recursos naturales, el compromiso y respeto con el medio ambiente, una planificación urbana coherente, el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), transparencia y datos abiertos, movilidad urbana sostenible, la participación ciudadana en la toma de decisiones de la Administración pública, entre otros.

P. ¿Cómo ha sido la participación de los brasileños en el Congreso en los últimos años? ¿Y en esta próxima edición?

R. El SCEWC es una plataforma excepcional de debate sobre los retos que afrontan las ciudades para ser más inteligentes, más sostenibles y mejor gobernadas. Brasil tiene grandes retos que afrontar de forma inmediata y el interés de los gobiernos locales de muchas ciudades brasileñas, tanto grandes como pequeñas, has sido muy alto en las últimas ediciones del evento. Este año contaremos con la participación de una delegación de 60 representantes (entre alcaldes, asesores y secretarios municipales) de ciudades como Porto Alegre, Campinas, Brasilia, Aracajú, Canoas, Curitiba, Guarulhos, Maceió, Salvador, Niterói, Vitória, entre otras.

P. En 2013, Rio de Janeiro fue la ganadora de los World Smart City Awards en la categoría ciudad. ¿Qué evaluación hace de las ciudades brasileñas en el ámbito de las Smart Cities?

R. Un gran problema que concierne a los municipios brasileños es la participación ciudadana. Decisiones que impactan de forma directa a la vida de millones de personas a menudo se toman dentro de despachos, sin consultas públicas previas. La adopción de un proceso decisorio meramente político, en detrimento de procedimientos que valoren y tengan en cuenta la participación ciudadana, de alguna forma subvierte la lógica “smart”. En un país que pasa por un momento de crisis del modelo representativo, esto debería representar una preocupación central para quien formula las políticas públicas. La transparencia es imprescindible para que una ciudad sea inteligente, en efecto. Rio de Janeiro fue galardonada en 2013 por dos proyectos concretos: la remodelación del Porto Maravilha y el Centro de Operaciones de Río (COR). Ambos proyectos muy ambiciosos y con posibilidad de generar un gran impacto en la ciudad. En la práctica, sin embargo, un déficit de gobernanza supuso un proceso de gentrificación en la zona portuaria remodelada y el COR, que en teoría debería incrementar y subsidiar la seguridad de los ciudadanos, en la práctica choca con la falta de recursos derivada de la deuda pública del estado. Rio de Janeiro, la Ciudad Maravillosa, tuvo una oportunidad histórica de realizar una transformación urbana efectiva y con impacto real para los cariocas gracias a albergar unos Juegos Olímpicos. No obstante, el esperado legado de los grandes eventos deportivos realizados en los últimos años quedó restringido a las constructoras, que hoy se ven envueltas en investigaciones judiciales; los estadios e instalaciones deportivas ya se encuentran desechados, e incluso los proyectos de movilidad presentan problemas.

P. Brasil empieza a recuperarse de una severa crisis económica, pero a un ritmo lento debido, en parte, a la situación política. ¿Cómo cree que las Smart Cities pueden ayudar en el crecimiento y desarrollo del país? Existen oportunidades de negocio en Brasil para empresas catalanas que desarrollen su actividad en este sector?

R. Las crisis representan oportunidades y, sin duda, el desarrollo de ciudades inteligentes cumplirá un papel fundamental en la recuperación del país. Brasil todavía tiene graves problemas de infraestructura, así como un gran potencial de crecimiento en las áreas de tecnología y servicios. Desafíos de tal envergadura requieren soluciones innovadoras. En este sentido, las empresas catalanas pueden contribuir al desarrollo sostenible de las urbes brasileñas. A pesar de las dificultades iniciales, sobre todo en cuanto a aspectos burocráticos, tributarios y logísticos, el mercado brasileño es dinámico, emprendedor y extremadamente adaptable – términos que también sirven para caracterizar las iniciativas en Cataluña. Estas empresas tendrán en Brasil la posibilidad de introducir sus productos y servicios en un mercado de escala continental, así como presentarlos a un público compuesto por un segmento urbano que no para de crecer.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.